¿Nervios dañados? ¿Impresión 3D?

Después de sufrir una lesión traumática, en varias ocasiones se pueden sufrir daños en

los nervios y en los casos más graves, el paciente puede sufrir parálisis.

Este daño es un proceso muy largo por el cual se tiene que pasar,

ya que los nervios se regeneran muy lentamente.

Ahora, un equipo de investigadores ha creado una manera

de que una impresión personalizada en 3D ayude a regenerar los nervios,

gracias a una especie de ‘andamios’, según informa larevista Advanced Functional Materials.

Dado el tiempo que se toman los nervios para volver a crecer, los científicos

han recurrido a otros tipos de procedimientos para tratar de repararlos. La mayor

parte de estos tratamientos son trasplantes de otras partes del cuerpo totalmente

sanas. Sin embargo, estos procedimientos no son los ideales ya que el paciente

necesita dos operaciones, y a menudo siente dolor en el sitio donante; también,

a menudo el cuerpo presenta rechaces, a pesar de provenir del mismo cuerpo.

Más recientemente, los investigadores han experimentado con los conductos

nerviosos artificiales, cilindros de materiales biocompatibles que animan a

crecer a los nervios. Aunque estos tienen más flexibilidad que los injertos de

nervios, sólo pueden ayudar a los nervios a crecer en línea recta, lo que no

ayuda en lesiones grandes o geométricamente complejas.

 

Para llevar a cabo esta investigación, los autores exploraron un nervio expuesto gracias a una incisión utilizando un escáner de luz estructurada. Gracias a dicha información, se creó un canal gracias a una impresión en 3D y que servía de guía para los nervios con geometrías complejas, y que funcionan como un puente para conectar los dos extremos de la regeneración nerviosa.

La impresión en 3D probada en un ratón. | Michael McAlpine, Universidad de Minnesota.

La impresión en 3D probada en un ratón. | Michael McAlpine, Universidad de Minnesota.

A la hora de hacer las primeras pruebas, se centraron en los nervios que se bifurcan,

extendiéndose a diferentes lugares del cuerpo, y que son más complejos que los nervios típicos.

El ‘puente’ anima al correcto crecimiento nervioso debido a su forma, así como la composición

química de cada rama del canal. Los investigadores realizaron escáneres de nervios en pacientes

vivos, imprimieron los ‘andamios’ con silicona y proteínas especiales, y probaron su fuerza en

una placa de Petri. Los canales se mantuvieron bien, aunque no perfectamente, y las proteínas

liberadas gradualmente durante tres semanas fomentaban el crecimiento nervioso.

Se encontraron resultados similares cuando probaron las impresiones en ratones.

El estudio aun es algo tangible y aun no está listo para ser utilizado en seres humanos, y no deja de ser compremetedor. En futuros estudios, los investigadores planean probar distintos materiales en las impresiones, y alterar los químicos para mejorar la regeneración de los nervios.

¿Qué nos espera en el futuro?