LA ADICCIÓN AL USO DE CELULAR

Publicado por CR en

El uso inmoderado del teléfono celular es un tipo de adicción a la tecnología que puede contribuir a desarrollar en ciertas personas actitudes de dispersión, ansiedad e intolerancia e incluso actitudes delictivas para financiar la adicción. Los más vulnerables son las personas jóvenes, que desean tener siempre lo ultimo en tecnológica, ya que de esta forma sienten que mejora su status social y su autoestima, personas no pueden tener ratos de silencio y de soledad, que le permiten pensar, realizar tareas cotidianas, dedicar un tiempo a la lectura o ser más uno mismo. Hoy en dia las personas más dependientes de los celulares son aquellos que mandan mensajes hasta en el cine o que pagan facturas astronómicas de teléfono por lo general suelen tener características de personalidad similares, en su mayor parte, son personas jóvenes, extrovertidas o con un nivel de autoestima bajo, este tipo de personas es tendente a crearse cierta adicción con estos aparatos, e incluso a actitudes destructivas y peligrosas.

 Cada personalidad produce una forma diferente de usar su celular, las personas con baja autoestima tienden a buscar cierta reafirmación en el uso de los teléfonos o se sienten infelices y utilizan su celular para entrar en contacto con otras personas, por el contrario, las personas extrovertidas tienden a usar su celular para quedar o ponerse de acuerdo con gente del trabajo o con múltiples amigos. No se trata del tiempo que pasas hablando por teléfono, aún cuando puede ser también un problema, como de la “necesidad de estar conectados” para saber “qué pasa y permanecer disponibles” que es la caracteristica principal de la adicción a los teléfono celulares”. No todas las personas que utilizan estas herramientas se hacen adictas a los celulares, ya que si la persona puede llegar a ser adicta es porque, probablemente, ya tiene unos elementos de su personalidad que son los que le conducen a un uso inadecuado de esta tecnología.Es cierto la tecnología (el celular entre ellas) representa un gran avance en la modernidad, pero lo natural es comun usarlo de forma normal, sin ansiedades, para urgencias o asuntos de verdadera utilidad, como negocios, o para informar brevemente su ubicación e indicar hacia donde se dirige, si por ejemplo tiene una cita o a otra persona necesita decirle algo especial. Pero hay que tener mucho cuidado ya que el uso excesivo del celular se asocia a ciertos patrones de conducta que incluyen la necesidad de la persona de usar algo para sentirse bien o fortalecer esta sensación o sufrir un estado de retraimiento si es privado de ello y a diferencia de la adicción al alcohol, las drogas o el juego, resulta más difícil precisar la problemática del uso de los celulares. Ya que su abuso resulta ser especialmente problemático cuando la persona padece depresión o ansiedad, ya que este estado puede  empeorarse si no se toman medidas necesarias.