Chrome continúa imparable y se merienda a Safari en EE.UU

Hace menos de dos años un nuevo navegador web llamado google chrome desembarcó en el sector de los browsers por primera vez, noticia que de primeras fue bien acogida tanto por crítica como por público -el aumento de competencia siempre es bueno- pero que también generó dudas. Básicamente todo el mundo se preguntaba si Chrome, a pesar de que detrás de él estaba Google, conseguiría posicionarse bien en un sector claramente dominado por dos actores, internet explorer y firefox duda que no tardó mucho en ser aclarada.

Los primeros datos de cuota de mercado que se tuvieron de Chrome mostraban que efectivamente el navegador de Google estaba consiguiendo la hazaña de crecer en un mercado dominado con mano férrea por IE y Firefox, tendencia que ha continuado igual con el paso del tiempo y que en las últimas horas acaba de ser respaldada por nuevos datos. Según reporta StatCounter, una de las empresas más potentes del campo de las estadísticas web, Chrome ha superado por primera vez a Safari en los EE.UU y se queda con la tercera posición en el mercado.

Si hablamos de datos globales nuestro protagonista de hoy sale aún mejor parado que en los EE.UU. Ya por el mes de diciembre del año pasado la compañía Net Applications informó que el navegador de Google había conseguido una cuota de mercado del 4,4% con lo que se convirtió en el tercer navegador más popular en la web. Los nuevos datos de StatConunter indican que Chrome no solamente ha mantenido ese tercer puesto a nivel global anunciado hace unos meses por Net Applications sino que además lo ha consolidado sobradamente al alcanzar una cuota de mercado del 9,4%.

Señoras y señores, los datos son bastante impresionantes. Vale que Chrome tiene el respaldo de Google, lo que hace muchísimo, pero que en menos de dos años un navegador web ya tenga estas cuotas de mercado y ritmo de crecimiento es un auténtico triunfo que solamente se consigue de una manera: siendo un producto de altísima calidad. Sinceramente opino que aunque la distancia que separa a Chrome de IE y Firefox aún es muy importante, no tardará en llegar el día en el que el navegador de Google se ponga a la altura de esos dos y llegue incluso a superarlos. Internet Explorer lo tiene bastante fácil para aguantar el envite pero Firefox debe seguir trabajando duramente para mejorar si no quiere ser arrollado por Chrome antes de lo que piensa (o todos pensábamos mejor dicho).